MAYOS DE EL PROVENCIO

    El origen del canto de los Mayos se remonta a las antiguas civilizaciones, primero griega y después romana y será a través de estos que la recogieron los árabes, pasando a nuestra cultura con diversas modalidades según las zonas.

     En la antigüedad su finalidad era la de celebrar la llegada de la primavera y dar culto a multitud de dioses para simbolizar el crecimiento y desarrollo de las plantas y la fertilidad de la tierra y que con el cristianismo se transformará siguiendo su carácter religioso, como es el canto de los mayos a la Virgen, o pagano en otras circunstancias, como ha sido el de recorrer las calles de la localidad cantando  a las mozas del pueblo, cosa que en El Provencio  así se venía haciendo después de haberle cantado a la Virgen en la plaza de la iglesia.   Se cantaban los mayos a aquellas mozas que previamente así lo habían solicitado, haciéndolo también a aquellas a quienes los rondadores admiraban.

   
 
 


MAYOS A LA VIRGEN

 

Estamos a treita del Abril cumplido

              alegraros mozos que Mayo ha venido (bis)

Oye Madre del amor nuestro tierno y leal canto

y acoge bajo tu manto nuestra piedad y fervor. (bis)

Ahora que la rosa y el rojo clavel

pintan de arrebol el verde vergel, (bis)

cuando el mes de Mayo, que tuyo es,

María doquiera regala fruto y lozanía, (bis)

cuando en todas partes el florido Mayo

aromas exhala por vallles y prados (bis

son los provencianos, con dulces albricias,

los que a Ti consagran filiales caricias. (bis)

El género humano que triste gemía,

hacia Ti levanta su frente María. (bis)

Tu luz oscurece sol, luna y estrellas;

de todas las flores Tú eres la más bella. (bis)

La mano potente de Dios te ha formado;

en Ti sus tesoros de gracia ha apurado. (bis)

Eres la alegría, la Reina del cielo,

Madre cariñosa, amparo y consuelo (bis)

a Ti Virgen Pura dedico mis trovas,

a Ti que a las almas el cariño robas.(bis)

La lengua enmudece confusa, María,

recibe ahora el Mayo que el alma te envía (bis)

y con tierna devoción te canto el Mayo, María,

rogándote en este día que nos des tu bendición. (bis)

Echemos la despedida suplicándote, mi Bien,

que en el cielo te gocemos por siempre jamás. Amén (bis)

 

MAYO A LAS MOZAS PROVENCIANAS

 

Estamoa a treinta del Abril cumplido

alegraros , mozas, que Mayo ha venido (bis)

Señorita (nombre).........si me dais licencia

voy a retrataros en vuestra presencia. (bis)

Esa tu cabeza es tan pequeñita

como la corola de una margarita.(bis)

Tu pelo, señora, me parece un jaspe bordado

de perlas y finos diamantes.(bis)

Tu frente espaciosa es campo de guerra

donde el rey Cupido plantó su bandera.(bis)

Esas tus pestañas son dos picaportes

que cuando los cierras  siento yo los golpes.(bis)

Tus ojos,señora, luceros del alba

y cuando los abres la noche se aclara.(bis)

Esas tus orejas son conchas de nácar

por las se descuelgan mil chorros de plata.(bis)

Traigo los pinceles y un rico tapiz

para dibujar tu hermosa nariz.(bis)

Ya vamos llegando a partes ocultas,

nadie diga nada si no le preguntan.(bis)

Tus muslos y piernas son de oro macizo

donde se sostiene todo el edificio.(bis)

Tan fina y delgada me parece un junco

puesto en la juncada.(bis)

Se termina el Mayo que nos has pedido

y en este retrato muy bien has salido.(bis)

Ya están retratadas todas tus facciones,

ahora falta el mayo que te las adorne (bis)

Señorita (nombre)......si es de vuestro agrado

al señor (nombre)......recibir por Mayo (bis)

 
                                                                 ---------------------------------------------------------------------------

    Partitura y letras aportadas por Ramón Catalán y su esposa Veri